La enuresis nocturna: una situación para padres y niños


Mojar la cama no es tan malo.


¿Alguna vez has escuchado el término Enuresis? Es probable que no, sin embargo, es mucho más probable que la hayas visto o incluso la hayas experimentado.

La Enuresis es el término médico con el que se conoce a la incontinencia urinaria en los niños. Existen dos tipos, la nocturna que es la que los hace orinarse en la cama mientras duermen y la diurna, que se puede presentar en cualquier momento del día. Las dos tienen causas completamente diferentes y por lo mismo son condiciones clínicas que no tienen mucha relación entre sí.

La más común de ellas es la enuresis nocturna, se presenta en 1 de cada 10 niños de cinco años y va disminuyendo hasta llegar a 2 de cada 100 adolescentes de 15 años.
Esto principalmente porque en la mayoría de los casos no es un problema ni una enfermedad. La micción (acto de orinar) inconsciente mientras se duerme es una etapa normal durante el desarrollo de los infantes, no es cuestión de que no hayan aprendido aún a ir al baño, sino que la maduración de estos y a su vez el control de la vejiga varía en cada niño. La mayoría desarrolla un completo control entre los 3 y 8 años, pero reiteramos, varía de niño a niño.

La enuresis nocturna es solo una condición que puede significar que el cerebro aún no ha aprendido las señales que le indican que la vejiga ya está llena para despertar al niño y que este vaya al baño. Otro posible motivo puede ser que el niño duerme tan profundamente que no logra despertarse cuando su vejiga está llena.

Si los padres de los niños padecieron enuresis nocturna es muy probable que estos la padezcan también, pues esta condición tiene un componente hereditario.

De igual manera, pero en casos muy raros, la diabetes tipo 1 o defectos congénitos del tracto urinario pueden ser la causa de la enuresis. Si este fuera el caso, la incontinencia también se presentará durante el día, es en esta situación cuando la visita a un especialista es imperativa para realizar un diagnóstico exacto y un tratamiento adecuado.

La enuresis nocturna suele estar relacionada en el imaginario popular con situaciones de estrés o problemas emocionales, como la ansiedad por ir a la escuela, o el nacimiento de un hermano o incluso la falta de autoestima, sin embargo, estas no son causas de la enuresis nocturna. Por el contrario, si el hecho de orinarse en la cama es tratado como un problema por parte de los padres, se pueden desarrollar problemas emocionales que afecten el sano desarrollo del niño.

Para evitar lo anterior, como padres o tutores hay que proveer al infante de consuelo y comprensión, no decirle que está mal, y tampoco felicitarlo cuando no se orine en la cama, pues si ve como positivo el hecho de no hacerlo, cuando no pueda evitarlo lo verá como negativo y lo afectará.

Las recomendaciones para que el niño pase rápidamente por esta etapa son muy simples:

-    Antes de dormir recuerde al infante que vaya al baño si siente necesidad durante la noche
-    Estimular al infante a que antes de dormir orine
-    Regule la cantidad de líquidos que consume, la mayor cantidad debe ser por la mañana y en la noche debe ser casi nula.

La enuresis es una etapa que en mayor o menor medida todos los niños y niñas pasan y debe verse y tratarse como tal, tal vez no sea la más disfrutable pero el apoyar y ser comprensivo con los infantes hará que la pasen con éxito.