Las mascotas y los infantes, una relación ganadora


No importa cuál elijas, las mascotas mejorarán tu vida y la de los pequeños en casa.


Seguramente recordarás a tu primera mascota, ese perro juguetón o tal vez ese gato curioso y cariñoso. Seguramente los animales que han estado en tu vida desde que tenías pocos años han sido como un miembro más de tu familia.

Si tienes hijos pequeños, entre unos 4 y 8 años, tal vez sea el momento de que conozcan ese cariño y a la vez responsabilidad de tener un compañero de cuatro patas.

Tener una mascota puede traer grandes beneficios para los infantes, sin embargo, antes de llevar una mascota a la casa, hay que asegurarse de que los infantes dimensionen que es un ser vivo y que estará muchos años en la familia, necesitando siempre cuidados y amor, el infante tiene que tener muy claro que no es un juguete que deseche en un par de semanas.

Las ventajas de tener una mascota son muy variadas y van desde el aspecto de la salud de los niños hasta el desarrollo de sus sentidos o aspectos sociales.

-    Se reduce el riesgo de alergias: debido al constante contacto con pelos de las mascotas el cuerpo del infante va desarrollando mayor resistencia a posibles alergias.
-    Crean lazos con seres vivos: se familiarizan con su mascota y aprenden a convivir con otros seres vivos, aprenden sobre sus funciones y su espacio natural. Lo anterior sirve para la convivencia con otros niños.
-    Respeto por los animales: al tener mascotas, los infantes aprenden lo valioso que es un animal y esto asegurara que no los maltraten ni de pequeños ni en un futuro.
-    Estimula los sentidos: al jugar con mascotas, los sentidos de la vista, oído y hasta el olfato se desarrollan.
-    Actividad física: Al jugar con las mascotas, sobre todo perros, los infantes están desarrollando su cuerpo y sus habilidades físicas.
-    Sentido de responsabilidad: Como ya se dijo arriba, el tener una mascota requiere muchas responsabilidades, gran porcentaje de estas deben ser dadas a los niños para que  empiecen a crear ese sentido de responsabilidad y de madurez.


Si la decisión de tener una mascota ya está tomada, debemos recomendar a los perros, gatos, hamsters, conejos e incluso peces como las mejores opciones.

Si es perro, una buena idea es que entre más pequeño sea el niño, más pequeño sea este, pues crecerán juntos y crearán una relación muy solida en la que ambos descubrirán poco a poco el mundo que los rodea.

Por otro lado, los gatos tienen la gran ventaja de que requieren menos cuidados sin dejar de ser cariñosos y cercanos a sus dueños. Son ideales para espacios pequeños.

Los hamsters y los conejos son aún más independientes que los gatos, pues incluso si se cuenta con jardín estos pueden estar libremente en este solo preocupados por sus depósitos de agua y de comida.

Más allá del costo económico que implica tener una mascota, las ventajas de agregar un amigo de cuatro patas a la familia son mucho mayores, y sin duda alguna, los pequeños lo agradecerán.