Los niños y niñas son los más vulnerables al fantasma del calor


Los golpes de calor pueden convertirse en un peligroso enemigo.


Estamos a mitad de la primavera y en muchas regiones de nuestro país el clima comienza a ser muy caluroso, el cual es ideal para pasar unas buenas vacaciones, para el crecimiento y florecimiento de plantas y árboles o simplemente para disfrutar de un paseo a la luz del día. Sin embargo, el calor puede convertirse en un peligroso enemigo, especialmente para los infantes.

El golpe de calor se sufre cuando se realizan actividades o tareas mientras se está expuesto a los rayos solares o incluso en interiores pero que cuentan con poca ventilación y están ubicados en lugares con altas temperaturas. Al exponerse de esta manera, el cuerpo alcanza temperaturas entre los 39 y 41 grados centígrados, de esta manera el cuerpo no puede controlar la temperatura y pierde la capacidad de sudar.

Entre los principales síntomas que se presentan están la piel caliente, seca y enrojecida, el dolor de cabeza, mareos, náuseas, perdida del conocimiento o confusión e incluso desmayos.

La temperatura elevada a este nivel puede ser letal en menores, por lo que es sumamente importante evitar estos golpes de calor y en caso de sufrirlos actuar inmediatamente.

Las principales recomendaciones para evitar sufrir con el calor que se aproxima en las siguientes semanas y meses son las siguientes:

1 - Cubrirse la cabeza con sombreros, gorras, turbantes o cualquier artículo que pueda evitar el contacto directo del sol con la cabeza

2 – Utilizar ropa de colores claros que repela los rayos solares para mantenerse más fresco

3- Utilizar ropa holgada que permita la adecuada ventilación del cuerpo

4 – Tomar abundantes líquidos, especialmente agua para que el cuerpo mantenga la capacidad de sudar y bajar la temperatura

5- Evitar pasar periodos largos en lugares cerrados o con una gran cantidad de gente sin la ventilación adecuada

6 – Hacer actividades físicas por las mañanas antes de las 9:00 y por las tardes después de las 18:00 horas.

7 – Al transportarse en automóvil, siempre se debe ir con las ventanas abiertas o con aire acondicionado y por ningún motivo dejar encerrado a los menores en el auto ni por pocos minutos.

Si a pesar de las recomendaciones, algún infante se ve afectado por el calor es importante llevarlo de urgencia con un médico para tratar los síntomas y estabilizar la temperatura del menor.

La época de calor puedes ser muy buena y disfrutable, pero depende de cada uno que no se convierta en un problema de salud.