El consumo infantil de drogas y la manera de evitarlo


Cada vez es más común y depende de nosotros evitarlo


El consumo de drogas sin lugar a dudas es uno de los grandes problemas de nuestros tiempos, su consumo es un gran problema de salud mundial y el narcotráfico es un gran problema de seguridad en muchísimos países.

Cuando hablamos del uso de drogas solemos pensarlo como algo relacionado a los adultos, sin embargo, el uso de estas es cada vez más común en adolescentes y hasta en niños. Según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes 2014-2015, más de un millón 700mil alumnos de 5to y 6to grado de primaria han consumido alguna droga en su vida -a esa alarmante cifra hay que sumar los infantes que no estudian debido a falta de oportunidades-. De 1991 al 2014, el uso de la mariguana se elevó del 1.5% al 10.6%, mientras que el consumo de cualquier otra droga pasó del 8.2% al 17.2%.

Para revertir o al menos frenar estos incrementos, es necesario que como padres, maestros, pediatras y demás adultos que tenemos algo qué ver en la formación de los infantes, tomemos cartas en el asunto, pues brindándoles las herramientas necesarias a los infantes podemos lograrlo.

Pero, ¿qué podemos hacer?

Como en todos los problemas a los que se puedan enfrentar nuestros hijos, la comunicación con ellos es la herramienta principal para solucionarlos e incluso evitarlos. Es de vital importancia darles la información necesaria sobre lo que son las drogas, así como sus efectos físicos, de salud e incluso consecuencias sociales que el uso de estas pueden traer a las personas.

Probablemente pueda pensar que si les habla de las drogas será como una invitación, pero no, recuerde que si usted no lo hace, alguien más podría hacerlo y no de la manera correcta, pudiendo así lograr que el infante sea atraído por estas. En cambio, si usted ya le dio la información necesaria, los infantes podrán decir que no, una respuesta argumentada y con sentido.

Como padres, maestros o incluso pediatras puede que no sepamos todo lo necesario acerca de las drogas o cómo tratar el tema con nuestros hijos, eso no debe representar un obstáculo o un pretexto para no hacerlo. Existen muchas instituciones de salud que dan constante información sobre este tema, tanto a padres como a los hijos, esto incluso podría ser un tema que pudieran abordar de manera conjunta.

De manera sintetizada, podemos decir que una droga es una sustancia natural o química que al ingresar al organismo produce cambios físicos, emocionales o mentales. La mayoría de las drogas producen una fuerte adicción -siendo unas más adictivas que otras-. Cuando se crea la adicción, el cuerpo desarrolla una necesidad física de la droga y si el consumo es detenido se crea un síndrome de abstinencia.

Detener el consumo de drogas por parte de nuestros hijos e hijas es algo en lo que como padres o maestros podemos ser pieza clave, y eso hay que tenerlo siempre presente para lograrlo.