¿Jugos de fruta? No tan buena opción



Una bebida que hay que sacar del menú.


Es común pensar que un jugo de fruta natural es una bebida muy nutritiva y hasta “light”, pero la verdad es otra. Los jugos naturales, incluso sin que se les adicione azúcar extra, contienen la fructosa de tres o cuatro frutas, sin embargo, por obvias razones no incluyen la pulpa, que es donde se encuentran los nutrientes que ayudan al cuerpo humano.

Lo anterior ha sido reforzado por una recomendación de la Academia Americana de Pediatría en el cual han dicho que se debe evitar la ingesta de jugos de fruta por parte de infantes, especialmente los menores de un año -de hecho, hasta los seis meses la leche materna o fórmulas lácteas son el único alimento que los bebés necesitan-. Los altos índices de obesidad, así como el aumento de caries debido al alto contenido de azúcar en estas bebidas es la razón.

El pediatra B. Heyman, coautor de la recomendación, escribió que en pequeñas cantidades está bien en niños mayores, pero es absolutamente innecesario para los niños menores de un año. Lo anterior debido a que la exposición excesiva de los dientes a carbohidratos puede producir caries dentales. De igual manera, como ya se mencionó, los jugos tienen una gran concentración de azúcar, y además ocupa un gran espacio en el estómago del infante, lo que hace que este se llene pronto pero sin recibir los nutrientes adecuados.

Además de los problemas antes mencionados, estos jugos también están relacionados con problemas gástricos los cuales van desde diarreas y cólicos hasta distención abdominal, sobre todo cuando son cítricos como la naranja o la toronja.

La gran recomendación en cuanto al consumo de frutas por parte de bebés y niños es que ingieran una porción completa, en el caso de los primeros, y que sirva como postre después de la comida en el caso de los segundos. De esta manera los nutrientes y la fibra de la fruta llegarán al infante y además de los beneficios propios la fibra ayudara a que el azúcar no sea absorbida de una manera rápida.

De igual manera se recomienda que desde pequeños se cree el hábito de beber agua natural como acompañamiento a los alimentos, esto ayudará mucho durante el crecimiento y reducirá los riesgos de presentar sobrepeso u obesidad tanto de pequeño como en la vida adulta.

Las frutas son un excelente alimento, siempre sin excederse y siempre tomando lo mejor de ellas para su debido aprovechamiento, y como dice el dicho: "una manzana al día, aleja al médico de tu vida".