La Hepatitis y sus diversos tipos en los infantes


Esta peligrosa enfemedad es más común de lo que imaginamos.


La hepatitis es una enfermedad que afecta al hígado, causando su inflamación y está causada por un virus principalmente, además de varios factores como bacterias, fármacos y otros agentes tóxicos. Si bien no es una enfermedad exclusiva de los infantes, es de fácil contagio para estos.

Esta enfermedad tiene diversos tipos, dependiendo del virus y se clasifica con letras como A, B o C, todas con diferentes características y grados de gravedad.

Según datos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, 1 de cada 12 mexicanos tiene hepatitis en alguno de sus diferentes tipos, y desafortunadamente, esta cifra incluye infantes.

Conozcamos un poco de los diversos tipos de Hepatitis:

Hepatitis A

El virus que desarrolla esta enfermedad es el VHA y este se encuentra en las heces de personas infectadas. Estas heces pueden estar en cantidades sumamente pequeñas en alimentos y objetos como una perilla de una puerta, una llave del baño o en pañales. De igual manera puede ser al ingerir alimentos o bebidas contaminadas con estas. Es por eso que es sumamente importante lavarse bien las manos cada que se entre y salga del baño.

Los síntomas de este tipo consisten en nauseas, vómitos, fiebre y malestar físico general. Un indicador mayor es la coloración oscura en la orina e ictericia (coloración amarillenta) en la boca o en los ojos.  Al presentarse este tipo de hepatitis se deben evitar todo tipo de medicamentos, sobre todo analgésicos así como las grasas e irritantes para combatir los síntomas gastrointestinales.

La mejor manera de evitar esta enfermedad es mediante una vacuna antes de los dos años de edad.

Hepatitis B

La hepatitis B es causada por el virus VHB y es conocida como hepatitis sérica. Es una enfermedad más grave que la del tipo A  y a largo plazo puede provocar cáncer de hígado.  Este tipo se contrae al tener contacto con fluidos infectados como la sangre o saliva, fluidos sexuales y hasta lágrimas. Lo anterior incluye recibir transfusiones de sangre contaminada o ser inyectado con jeringas contaminadas.

Sus síntomas son más amplios, desde los mencionados en la hepatitis A hasta enfermedades hepáticas crónicas.

La vacuna de esta enfermedad se incluye en la cartilla nacional de vacunación y se pone a los dos, cuatro y seis meses.

Hepatitis C

Este es el tipo más raro y a la vez más peligroso y es causado por el virus VHC. La único manera de contraer esta enfermedad es mediante contacto directo con sangre contaminada, incluyendo transfusiones.

Los síntomas son los mismos que en los otros tipos, con la diferencia de que puede desarrollar una enfermedad hepática crónica, principal motivo de trasplantes de hígado.


Para evitar el contagio de cualquiera de estos tipos es sumamente importante que los infantes tengan buenos hábitos de higiene, evitar condiciones insalubres y de hacinamiento. Al realizar viajes o visitas fuera del entorno habitual es importante reforzar los hábitos de higiene y limpieza. Siempre que se ingieran alimentos o bebidas deben lavarse y desinfectarse, al igual que las manos antes y después de comer, así como antes y después de ir al sanitario. Y sobre todo, vacunar a los pequeños en tiempo y forma.