Repetir los cuentos a los pequeños, la clave para aprender


Leer muchas veces el mismo cuento a los infantes podría ayudarlos a aprender mejor.


Una actividad muy común es que los papás o mamás le lean a sus hijos e hijas cuentos e historias antes de dormir, y aunque pueda parecer una actividad que quite un poco de tiempo en estos días en los que lo que más falta es tiempo, es muy importante que lo hagan, y más aún, repetir los cuentos varias veces.

Así es, contar la misma historia una y otra vez es bueno para los procesos de aprendizaje de los infantes, esto según un estudio publicado por la Universidad Británica de Sussex, pues sus autores dicen que esta repetición acelera la adquisición del vocabulario.

Jessica Horst fue la psicóloga encargada del experimento en dos grupos de niños de tres años. Este se trató de exponer a cada grupo al aprendizaje de dos palabras diferentes, nuevas e inventadas. Después de una semana, el grupo escuchó tres historias con ambas palabras, mientras que el otro solo escuchó uno. Al terminar el periodo se evidenció que el grupo que escuchó un solo cuento recordó más las palabras que el grupo al que se le contaron varias historias.

Este descubrimiento contrasta con el hecho de que a mayor información se tendrá más conocimiento, sin embargo, el propósito de este experimento fue comprende cómo ocurre el aprendizaje, siendo la repetición un factor clave para que se aprenda más y mejor.

Por lo anterior es recomendable leer diariamente el mismo cuento a los niños y niñas que están desarrollando su lenguaje, y no cambiarlo hasta que usted note que estos empiezan a entender palabras nuevas.

También se recomienda interactuar con los pequeños al momento de leer cuando la historia ya ha sido contada varias veces. Un buen ejercicio puede ser detenerse en medio de una frase para que el niño o la niña la completen. De igual manera se recomienda cambiar el orden de las palabras en una frase, sin que esta pierda el sentido, para que los pequeños comprendan las palabras por sí solas y no como una frase en su totalidad.

Basado en lo anterior, se puede asumir que el principio de la repetición también puede funcionar con otros aspectos, como la comunicación directa que los padres tengan con los hijos. Al hablar con ellos entonces sería recomendable hacerlo con palabras simples y repitiéndolas, conforme se vayan aprendiendo se irá cambiando de palabras. Lo mismo puede pasar con canciones, sin embargo en este punto es importante supervisar profundamente el contenido lírico de estas.

Así que ya lo saben, a leer y repetir cuentos hasta que se los sepan de memoria.