Los niños y niñas con diabetes aprenden de su enfermedad en campamentos del IMSS.


Es importante que desde pequeños y pequeñas aprendan cuidados para su enfermedad.


La diabetes, como es bien sabido, es una grave enfermedad que aqueja a una gran parte de la población mexicana. Esta es un padecimiento en donde el azúcar en la sangre se encuentra en un nivel muy elevado debido a que el cuerpo no produce insulina de manera suficiente y adecuada. La insulina es una hormona que hace que las células transformen la glucosa en energía. El problema viene cuando la glucosa se queda en la sangre originando complicaciones graves como la ceguera.

En México la diabetes es la principal causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre hombres desde el año 2000, un grave problema de salud pública en nuestro país –y en gran parte del mundo–. Lamentablemente es una enfermedad que también es frecuente en niños y niñas.

La diabetes tipo 1 –insulino dependiente– se presenta en el 70% de la población infantil con diabetes y requiere cuidados integrales desde etapas muy tempranas de la vida.

Por lo anterior, el Instituto Mexicano del Seguro Social cuenta con el Centro de Adiestramiento para Diabéticos Juveniles, en donde aprenden cosas vitales como el auto monitoreo de su glucosa, aplicarse insulina, identificar hipoglucemia y cosas más básicas pero igual de importantes como mantener una dieta adecuada y hacer ejercicio para mantener los niveles de azúcar en la sangre en niveles bajos.

Estas actividades se realizan en el Centro Vacacional IMSS Oaxtepec, un complejo turístico de más de 96 hectáreas, alojamiento para 1,762 huéspedes, diversos balnearios, alberca olímpica, manantiales y demás elementos dignos de unas grandes vacaciones.

En este lugar, 45 infantes conviven y aprenden estos aspectos de su enfermedad en un entorno sumamente parecido a un campamento de verano, sin las presiones y tedios de un ambiente hospitalario, sobre todo con el fin de que los pequeños y pequeñas aprendan como vivir una vida plena y totalmente normal a pesar de tener esta enfermedad.

Todo esto es posible gracias a la participación de médicos endocrinólogos, pediatras, residentes en pediatría, psiquiatras, psicólogos, nutriólogos, enfermeras y el resto del personal que cuida a este grupo de niños y niñas.

Sí usted es derechohabiente del IMSS y quiere que sus hijos participen en estos campamentos no dude en pedir la información correspondiente a sus médicos.