El sueño, además de rico y placentero, es sumamente importante


Para crecer bien, hay que dormir mejor.


Para el sano desarrollo físico y mental de las personas, especialmente al ser niños y niñas, se requieren varios factores, uno de ellos es el sueño.

Los niños y niñas requieren de ciclos de sueño, pues estos son útiles para que los pequeños descansen, asimilen lo aprendido (tanto en la escuela como en la vida), regenere tejidos, repare sistemas, y su cuerpo crezca, pues, es
durante estos ciclos que se estimula la producción de hormona del crecimiento, indispensable para la vida  y el desarrollo infantil.

En las distintas etapas de la niñez se requieren distintas cantidades de horas de sueño, especialmente por las distintas actividades que estos realizan durante el día. Por ejemplo, los recién nacidos duermen casi ¡20 de las 24 horas del día! Prácticamente despiertan solamente para comer, bañarse y recibir los primeros estímulos de parte de los padres, etc.
 
Conforme van creciendo, los pequeños y pequeñas necesitan de menos tiempo de sueño hasta la edad preescolar, en la cual camina, juega, corre, aprende miles de cosas, es justo en esta edad cuando usualmente duermen por la tarde, una siesta de 30 a 60 min es adecuada, además de unas 8 a 10 horas por la noche.

Al entrar a la educación primaria, ya se dedica por las tardes a las tareas y frecuentemente a jugar o clases extracurriculares, por lo que  debe recuperar energías y asimilar lo aprendido con unas 8 horas de sueño nocturno, sin falta.
Posteriormente el adolescente se llena de actividades, muchas veces debe iniciar labores temprano y además de  las clases formales realiza ejercicio, juega y convive con sus amigos. Utiliza dispositivos como audífonos, computadora, celular, que lo mantienen despierto hasta tarde y duerme menos de lo que requiere (de 6 a 8 horas) y duerme 4 a 6 horas por la noche. Por esta razón puede parecer cansado y a veces malhumorado y prefiere periodos diurnos de sueño de 1 o 2 horas.

Sea cual sea la edad de los y las menores, el sueño cumple una función vital, ya que el cerebro y el sistema nervioso central en general, requiere de este descanso para recuperarse y poder realizar correctamente todos sus procesos.

Fomentemos un sueño adecuado promoviendo practicas sanas como un lugar limpio, ventilado, alejado de ruido e interrupciones y en horarios adecuados para los niños y las niñas.

¡Buenas noches!