El hierro, nutriente básico


Como diría el comercial, para crecer sanos y fuertes.

Como seguramente has escuchado y visto, hasta en la caja del cereal, el cuerpo humano se nutre de vitaminas y minerales, cada uno con tareas distintas para el desarrollo el cuerpo. Entre los minerales más importantes, se encuentra el hierro.

El hierro es un mineral necesario pues forma parte de una sustancia llamada hemoglobina, la cual se encuentra en los glóbulos rojos y su función es vital, pues son los encargados de transportar el oxígeno y diversos nutrientes a todas las células del organismo.

El consumo de hierro es necesario durante toda la vida: desde el embarazo, la madre lo requiere para la formación de un bebe sano; después, durante la lactancia la madre debe consumir hierro regularmente en su dieta. Posteriormente, el pequeño debe comer cereales y alimentos fortificados. Al integrarse a la dieta familiar regular, a los pequeños se les debe adecuar una dieta tomar una dieta adecuada que incluya este mineral; y así, durante toda nuestra vida, debemos incluir este nutriente.

Es indispensable para la formación de la sangre y así evitar anemia, pero también para la correcta formación de algunos tejidos, músculos, el cerebro y la formación de hormonas y anticuerpos.

Como mencionamos arriba, la falta de hierro puede causar anemia ferropénica, que se traduce directamente en una mala oxigenación de la sangre. En los niños y niñas esta se presenta como cansancio crónico, exceso de sueño, falta de concentración y trastornos del aprendizaje. De igual manera, pueden sufrir cambios drásticos de conducta y comportamiento, y puede llegar a grados de aislamiento muy importantes.

¿Dónde se encuentra este mineral? El hierro podemos adquirirlo de manera natural básicamente en las carnes rojas y mariscos, en las hojas verdes como espinacas, brócoli, acelgas, en las leguminosas como lentejas y frijoles.

Algunos cereales, panes integrales o leches para bebe están adicionadas con hierro para mejorar nuestra dieta. Sin embargo, siempre será mejor hacerlo de manera natural. De hecho, se recomienda, para su mejor absorción, que esté acompañado de vitamina C, es decir en cítricos como la fresa y la naranja.

Las dietas vegetarianas o veganas carecen de este nutriente, por lo que no son nada recomendables en un organismo en formación, como el cuerpo de los infantes.

Como siempre, recomendamos acercarte a tu pediatra para que te recomiende una dieta adecuada a tu pequeño o pequeña basado en el organismo específico de cada quien, o bien detecte algún problema y si es necesario te indique suplementos para una salud óptima.