¿Qué pasa cuando tus peques te dicen "me duele la panza"?


Un simple "dolor de panza" puede ser muy grave, por eso es necesario saber de qué se trata.


"Me duele la panza" es una frase que escuchamos con bastante frecuencia, pero ¿a qué nos referimos?

El abdomen es una cavidad que aloja varios órganos llamados vísceras, los cuales pueden ser macizos como el hígado o huecos como el intestino. Así que cuando se presenta dolor abdominal, es importante considerar la zona específica y el tipo de dolor para poder dar con la causa específica y el tratamiento correcto.

Por ejemplo, el dolor recurrente o cólico, es característico de las vísceras huecas; puede hablarnos de alteración en la motilidad del intestino, como colitis o diarrea. De igual manera puede ser dolor de las vías urinarias o biliares


El dolor intenso y localizado, por ejemplo en la parte superior del abdomen, puede deberse a un traumatismo en la zona hepática o pancreática, situación frecuente en los niños en edad escolar y adolescentes.

Además del dolor pueden presentarse síntomas agregados como vómito o fiebre, y el dolor puede localizarse en la parte inferior, media, superior, lateral, etc. También debemos fijarnos en la duración del dolor, como inició, con qué aumenta o disminuye.

Otro factor a considerar es la edad, ya que hay enfermedades características; por ejemplo una diarrea puede presentarse en un bebé y un traumatismo en un niño mayor.

Estos datos son los que el médico utilizará para llegar al diagnóstico correcto y dar el tratamiento necesario. Por estas razones es importante que en caso de que nuestros pequeños tengan dolor en "la pancita", los llevemos al médico para su atención, y no administrar algún medicamento para quitar el dolor.

El uso de analgésicos puede prolongar y hasta agravar la situación, ya que "esconde" el dolor y modifica el comportamiento de la enfermedad.

Protejamos a nuestros pequeños y antes de medicarlos acudamos a un experto para preservar su salud.