El sarampión está de regreso, y no es una buena noticia


Una enfermedad casi erradicada vuelve a ser noticia diaria y hay que estar atentos.






Según cifras de la UNICEF, en el primer trimestre de este año se reportaron 110 mil casos de sarampión alrededor del mundo, eso significa un incremento del 300% respecto al mismo periodo del año pasado.

La causa principal de que esta enfermedad que estaba prácticamente erradicada vuelva a ser una amenaza de salud para los infantes es la falta de vacunas, sin embargo, no es porque no hayan o no estén disponibles, sino por la negativa de los padres que piensan que las vacunas pueden traer problemas de salud o incluso causar autismo.

En los últimos años los grupos antivacunas se han multiplicado alrededor del mundo, dejando expuestos no solo a los niños cuyos padres se niegan a vacunarlos, sino a todos, pues estos permiten que las enfermedades se desarrollen. Según la UNICEF, del 2010 al 2017 cerca de 169 millones de niños no recibieron la vacuna del sarampión.


¿Pero qué es el sarampión?


Esta enfermada es causada por un virus y se puede contagiar a través de la saliva, ya sea por tos o por estornudos. Algo muy importante es que la enfermedad como tal no tiene cura, por eso es importante tratarse a tiempo y sobre todo vacunarse para prevenirla.


Los síntomas del sarampión son los siguientes:

- Fiebre
- Secreción nasal
- Ojos rojos
- Tos
- Erupciones cutáneas, como manchas rojas en cara y cuello y posteriormente en el resto del cuerpo.



Esta enfermedad puede derivar en las siguientes complicaciones:

- Diarrea
- Neumonía
- Infección en el oído
- Encefalitis


La única manera de prevenirla es la vacuna, la cual se encuentra en la triple viral, que además del sarampión protege contra la rubeola y las paperas. Si su pequeño o pequeña no están vacunados y presentan los síntomas arriba mencionados, vaya lo más rápido posible al médico para su tratamiento.