Rompecabezas, una diversión muy didactica



Armando la creatividad e inteligencia de los pequeños.


Sin lugar a dudas, todos hemos tenido alguna vez un rompecabezas, ya sea de pequeños algun simple de menos de 20 piezas o grandes obras de arte de cientos y hasta miles.

Pero, ¿sabes de dónde viene o cómo puede ayudar a los pequeños?

Este juego de mesa que tiene una historia interesante, el primero de ellos se formó por accidente en 1760, lo creó un londinense experto en mapas llamdo John Spilsbury. Lo que hizo fue pegar algunos de sus mapas en una delgada tabla y recortándola, más adelante esta creación fue utilizada para enseñar geografía a los pequeños estudiantes.

Después de un siglo se empezó a fabricar en serie, en Alemania se empezó a utilizar como juguete con piezas de madera que se incrustaban, y posteriormente han sufrido muchísimos cambios hasta la actualidad. El objetivo de los rompecabezas, es completar una figura determinada con un número de piezas, la complejidad varía de acuerdo al número de estas, la forma, el tamaño, etc.

Los más comunes y sencillos son planos, de cartón o madera, con un número determinado de piezas, uno muy famosos de este tipo es en TANGRAM, que crea diferentes figuras. Otro famoso es el llamado PENTOMINÓ, formado por cinco cubos con el que se formas diversas estructuras en tercera dimensión. Seguramente alguna vez tuviste en las manos el famosísimo CUBO DE RUBIK, popular en los años ochenta, que pone a prueba tu paciencia y destreza, y que tiene actualmente formas diferentes al cubo original.
 
Hoy en día los rompecabezas han evolucionado tanto, que los encontramos en diferentes juegos: construcción de naves o edificios, secuencias numéricas o musicales, dispositivos electrónicos, formando partes de una clave o cerradura para avanzar en un juego de video, en fin.

No solamente son para niños, algunos son muy complejos; con miles de piezas para romper un récord, formando paisajes o alguna obra de arte. Son de gran utilidad para los adultos mayores y la rehabilitación neurológica.

Lo mejor es que no solo son divertidos y entretenidos, sino que estimulan diversas habilidad como: creatividad, razonamiento, destreza, motricidad, memoria, capacidad de análisis y de síntesis, coordinación ojo - mano, visión espacial, pensamiento lógico. En los pequeños ayuda a reforzar la autoestima, paciencia y tolerancia.

En estas vacaciones son una opción muy interesante para pasar tiempo junto a los pequeños, divertirse y a la vez que aprendan y se desarrollen. Otra recomendación podría ser la de usar rompecabezas de mapas u obras de arte para que a la vez vayan conociendo más el mundo.

Así que activa el cerebro de tus pequeños, sea cual sea su edad, y mejor aún, hazlo con ellos. ¿Qué reto elegirás?