Mochilas, ¿cuál escoger y cómo utilizarla correctamente?


El correcto uso de la mochila es sumamente importante para no interferir con un sano desarrollo de los pequeños.


El próximo lunes regresan los pequeños a la escuela, seguramente ya deben estar listos uniformes, zapatos, libros forrados, útiles y la mochila, algo que puede renovarse o no cada año, pero que acompaña diariamente a los pequeños durante la jornada escolar.

Con cada año que que pasa y los pequeños van creciendo, pareciera que el número de objetos que van dentro de la mochila se incrementa, y con esto evidentemente también lo hace su peso, es por eso que debemos elegir el tipo de mochila que conviene a nuestros chicos.

Cuando van a guardería o jardín de niños, llevan pocas cosas y lo más importante es la lonchera donde guardan algunos de sus alimentos. Más tarde, cuando llevan libros y cuadernos para varias materias, lo ideal es la típica con rueditas, que es practica casi para cualquier edad. Para que este tipo de mochilas dure todo el año, y la movilidad de nuestros niños sea correcta, debemos considerar si los trayectos son de pavimento, empedrado, jardín, escaleras, etc.

Al crecer los niños prefieren usar mochilas a la espalda, y es cuando el peso puede afectar su crecimiento, por lo que es importante considerar algunos puntos:

- Nunca debe cargar más del 10% de su peso, sin importar la edad.
- Los tirantes de la mochila deben ser ajustables, anchos y acojinados.
- Debe cargarse con ambos tirantes y no sólo de un lado para repartir el peso en la espalda.
- Al llenar la mochila, poner lo más pesado abajo, o en la parte que irá en contacto con la espalda.
- La mochila no debe rebasar el tamaño de la espalda del pequeño.
- Algunas tienen un tirante inferior, es para sujetarlo a la cintura y dar más estabilidad, así el peso se reparte por toda la espalda.
- La base de la mochila debe quedar cinco centímetros por debajo de la cintura como máximo, no más abajo, ya que se estaría cargando el peso sobre las vértebras en forma inadecuada.
- Tratar de aprovechar todos los compartimientos que tenga la mochila para optimizar el espacio.
- Si se trata de mochila tradicional que no va a la espalda (tipo cartero), se deben alternar los brazos para que el peso no afecte solo un lado, y elegir correas cómodas, anchas y acojinadas.

Considera estas observaciones al elegir la mochila de tus hijos, o bien corrige la forma como ellos la portan para que su físico y crecimiento no se vea afectado.

¡Feliz regreso a clases!