Importancia de la lectura en los infantes


La lectura no solo abrirá nuevos mundos a los pequeños, sino puertas en un futuro


Es bien sabido que leer sólo trae consecuencias positivas, ayuda a enriquecer el lenguaje, la ortografía, el conocimiento, etc. Lo mejor es iniciar el hábito de la lectura desde pequeños, ya que los niños, al estar en formación, van adoptando costumbres y las incorporan a su rutina diaria.

Leer a los niños en voz alta, es una actividad invaluable. Cuando son muy pequeños se familiarizan con la voz de los padres, creando un ambiente de seguridad y paz, y estimulando la audición y el habla. Si ya se inició el lenguaje, escuchar historias le enriquece el vocabulario, la imaginación y la autoestima, además de que lo invitan a aprender a leer por sí solo.

Si los pequeños ya saben leer, es importante fomentarles el hábito y de esta manera se favorece la ortografía, enriquece la autoestima, y además el pequeño va eligiendo el tipo de lectura que prefiere y va desarrollando su personalidad. Es en esta etapa que la lectura le proporciona información útil para su desarrollo mental y escolar, además de que se interesa por actividades como aventuras,  ciencia, magia, historia, de modo que se refuerzan algunas materias como geografía, historia, biología, valores, etc. etc. etc.


En general la lectura favorece la actividad cerebral ya que fortalece las conexiones neuronales y aumenta la capacidad del cerebro, lo que lo protege de enfermedades degenerativas como el Alzheimer en la edad adulta. En todas las edades, leer enriquece el vocabulario y la ortografía, mejora la concentración y la percepción auditiva, desarrolla la imaginación, la personalidad.

En los paises más desarrollados como Japón, el 91% de la población tiene el hábito de leer, mientras que en México según la UNESCO, solo el 2% lo hace, una cifra alarmante.

Algunas encuestas revelan que el promedio de lectura al año por habitante es de 2. 5 libro x año, pero la realidad es que muchos no leen ni un solo libro en un año. Las políticas nacionales intentan fomentar la lectura: hay ferias, exposiciones, día del libro, etc. En algunas escuelas se hacen actividades desde hace muchos años, con programas creativos y de recompensas. Pero en casa debe empezar el fomento a este hábito.



Es tan importante esta actividad, que los programas de salud ya incluyen la lectura cono terapia. Algunos pediatras cuentan con "recetarios" que recomiendan libros de acuerdo a la edad  de sus pacientes.

Pregunta a los expertos, incluyendo a tu pediatra sobre esta maravillosa afición y agrégala a la vida de tus hijos.