El Coronavirus es peligroso pero podemos cuidarnos.



Este virus ha tomado por sorpresa al mundo, ¡a cuidarse!


En las últimas semanas hemos escuchado diversas noticias con respecto a un virus nuevo, el  llamado  Coronavirus. Esta infección proviene de China, aparentemente por alimentos exóticos y contaminados, y desafortunadamente ha resultado mortal en algunos casos, aunque por otro lado, ha sido curable en la gran mayoría de ellos.

En los últimos días se ha dado a conocer el nombre científico de este virus: COVID19, pero en realidad es una gran familia de virus que existe desde hace décadas, y que se contagia de animales a humanos.


El contagio principalmente ocurre por pequeñas gotas de saliva contaminada, que se expulsan cuando alguien tose o estornuda, y son respiradas por otras personas, o bien de superficies contaminadas con éstas gotas, alguien las toca y se las lleva a la boca o nariz. Al ingresar el virus por la vía respiratoria, la persona desarrolla síntomas parecidos a un resfriado, solo que más intenso, y alcanzan signos de gravedad. 


Entre los síntomas pueden presentarse secreción nasal, fiebre, dolor de garganta, tos; estos síntomas progresan rápidamente y en organismos debilitados, como ancianos, pequeños o con problemas de inmunidad, se agravan hasta causar una infección grave llamada neumonía. En individuos sanos o con sistema inmune adecuado, normalmente no hay tal complicación.


Se sabe que la infección inició en la ciudad de Wuhan, en China, y que ha llegado a otros países por viajeros. En los últimos días se han reportado ya los primeros casos en Europa, específicamente en Italia y España, lo cual ha derivado en la suspensión de eventos masivos como ferias o partidos de futbol se llevarán a cabo sin público. Hasta el momento no se ha corroborado que exista en México, sin embargo ya se reportó el primer caso en América Latina, específicamente en Brasil, donde una persona estuvo en los días pasados en Italia 


La Organización Mundial de la Salud ha informado que el mundo debe prepararse para una pandemia, es decir una epidemia mundial. Hace 10 años, ocurrió algo muy similar con el virus de la Influenza, el H1N1. En ese año, no se conocía el virus en el país, se desconocía el tratamiento y la vacuna; el virus se propagó extensamente, causó enfermedad y defunciones. 

Lo que aprendimos de esa época, es nuestra mejor defensa actualmente, así que es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:


- Uso de pañuelos individuales

- Cubrir boca y nariz al toser o estornudar
- Lavarse las manos frecuentemente
- Uso de gel antibacterial
- Cubrebocas en caso de estar enfermo o en contacto con alguien sospechoso de la  enfermedad
-Evitar espacios cerrados en caso de sospecha
-Utilizar la parte interior del codo al estornudar, principalmente

Antes de entrar en pánico, apliquemos las medidas ya aprendidas, consultemos a los especialistas en caso de sospecha o síntomas, o si hay contacto con algún viajero sospechoso.


Una buena alimentación, reposo y líquidos abundantes siempre serán de gran ayuda, pero es el médico quién puede hacer el diagnóstico correcto y dar el tratamiento adecuado, acércate al experto.


Y recuerda que la prevención siempre será la mejor herramienta; hace 10 años, los niños se aplicaron de inmediato y fueron quienes más rápido adoptaron las medidas correctas. Si no recuerdas bien, pregunta a uno de ellos. ¡A cuidarse!