La inocuidad de los alimentos, una responsabilidad de todos



Los alimentos contaminados son los causantes de más de 200 enfermedades, juntos podemos evitarlas


¿Has escuchado sobre la inocuidad de los alimentos? Tal vez no, pero sin duda cada día la experimentas, la vives y la disfrutas. La inocuidad de los alimentos engloba acciones con las cuales se garantizar la máxima seguridad posible en los alimentos.

¿Por qué es esto? Simple, las enfermedades transmitidas por alimentos son una carga bastante grande para los sistemas de salud. Todos los años millones de personas se enferman (casi 1 de cada 10 habitantes) por consumir alimentos insalubres que contienen desde bacterias, virus, parásitos o agentes químicos, los cuales causan más de 200 enfermedades que van desde la diarrea, hasta el cáncer, pasando por el reciente COVID-19 que llegó al ser humano debido a la ingesta de un murciélago que naturalmente posee ese tipo de virus.

La diarrea y sus derivados son de las enfermedades asociadas al consumo de alimentos contaminados más comunes, eso no quiere decir que no sea grave e importante, pues de 550 millones de personas que se enferman al año, 230,000 terminan falleciendo por causa de esta enfermedad.

En cuanto a los niños y niñas se estima que en los menores de 5 años, se pierden 125,000 vidas, siendo cerca del 40 % del total de la carga atribuible a las enfermedades de transmisión alimentaria.

Es por esto que en el año 2000, la Organización Mundial de la Salud adoptó una resolución en la cual se reconoce la importancia de la la inocuidad alimentaria para la salud pública y se creó la conmemoración de este día.

Si bien a nivel mundial existe una gran cantidad de regulaciones orientadas a la seguridad de los alimentos (normas de salud, tratados internacionales, reglas para agricultura y ganadería, etc.), nosotros en casa podemos realizar una serie de tareas bastante simples que asegurarán que ingerimos alimentos seguros, y si ya lo hacemos no está demás recordarlo y tenerlo siempre presente, sobre todo si tenemos infantes menores de 5 años y personas de la tercera edad en casa:

-    Mantener la cocina y comedor limpio. Siempre limpiar las zonas donde se preparan y se ingieren los alimentos, sobre todo antes de.

-    Mantener separados los alimentos crudos y los ya cocinados, especialmente las carnes, pues un alimento crudo que esté contaminado puede contaminar a otros aunque ya estén cocidos.

-    Cocinar a profundidad los alimentos, de nuevo, especialmente las carnes. Entendemos que haya paladares que prefieren carnes a medio cocer o a tres cuartos, pero esto es un riesgo a la salud.

-    Mantener los alimentos a temperaturas adecuadas, sobre todo las carnes y lácteos, pues el calor puede causar su deterioro rápidamente.

-    Desinfectar correctamente frutas y verduras, y lavarlas siempre antes de consumirlas, sobre todo aquellas que consumimos con todo y cáscara.

Con estas breves acciones podemos contribuir desde nuestra casa a la inocuidad de los alimentos y con ello evitar enfermedades transmitidas por alimentos contaminados.